Tag Archives: la niña está triste qué tiene la niña

Todo va a salir mal

30 Jun

Oshin

Últimamente mi mejor amiga se anda haciendo la listilla. Cree que toda mi vida es una obviedad, una historia predecible de película mala: “Obvio que te va a resultar” “Obvio que te va a ir bien” “Obvio que le gustai”. No hay nada peor que te digan que las cosas van a ser tal y como están predestinadas de alguna manera, pero su confianza me inspiraba confianza, así que una noche, entre piscolas satánicas le pregunté: “Crees en serio que las cosas van a pasar como las esperas o es una especie de positivismo extremado?”. “No sé” me respondió. “No sé, un poco de ambas quizás”. Y ahí me dio rabia y pensé que estaba confiando en el criterio de una persona tan positiva que es capaz de engañarse a sí misma y convencerse con toda intensidad de que “todo va a salir bien”.

Una vez leí que los cristianos vivían más tiempo porque la confianza en algo que es capaz de arreglarlo todo si le pegai una rezá le quita una carga significativa de angustia a la vida. En la superficie, siempre creo que todo va  a salir mal, aunque en el centro más íntimo de mi cabeza sepa que no es tan así (porque no puede ser tan así). Al final es un mecanismo de defensa para no decepcionarse y a la vez por no quedar de “te creís bacán”. Como las niñitas de Sweet Sixteen que se creen las más ricas de la cuadra cuando tiene la cara hecha mierda. Prefiero pensar que soy la más estúpida de toda la clase a pasar por la vanidad asquerosa de creer que soy más de lo que en verdad soy.

Pero tampoco soy tonta y aquí entro en contradicciones. Realmente mi amiga es mucho más feliz que yo, vive mucho más relajada simplemente creyendo que las cosas van a salir bien porque finalmente es lo mismo que creer que van a salir mal; Mufasa le dijo a Simba “eres más de lo que eres ahora” y ganó caleta; Leonardo Di Caprio en Titanic se que quedó con la mina linda del barco aunque era pobre sólo porque no se consideró menos. Pero no puedo dejar de pensar en el tipo que se pavonea de nada, que levanta la mano en clases para hacerse el inteligente y habla puras weás. El feo que se cree rico, la mina que cree que se las sabe todas y no quiero ser ninguno de los dos. Puros pensamientos estúpidos y llorones, en todo caso. Creo que mejor y  por dignidad le hago caso al mejor consejo que me ha dado esta amiga: “Déjate de ser tan Oshin”.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: